Cualquier profesor estará de acuerdo en que es imprescindible usar los cuentos para educar en el hábito de la lectura, ¡pero también son la vía para educar en valores!

En los colegios  suele darse mucha importancia en hacer que los niños adquieran el hábito de la lectura. Para ello, cada semestre se les pone como deberes una lista de libros que deben de leer para superar el curso. Los libros están bien para despertar en nuestros alumnos la curiosidad, la imaginación y las ganas de seguir descubriendo, pero, ¿usamos los cuentos para educar en valores a nuestros alumnos?, ¿o sólo para inculcarles el hábito de lectura?.

La importancia de la lectura en nuestros alumnos

Algunas de las perlas que los libros ofrecen a nuestros alumnos ya las hemos citado con anterioridad, pero dada su importancia, no queríamos pasar de largo sin citar alguna más:

1. Capacidad de superación

Los cuentos sirven a nuestros alumnos para identificar primero un problema que después encuentra siempre solución. ¿ Por qué es esto importante? Porque ayuda a los niños a tener una actitud positiva ante las dificultades de la vida: un problema siempre puede ser superado si se enfoca en el modo correcto.

2. Capacidad de adaptación

Un libro se adapta siempre a la etapa en la que se encuentra un niño. Es importante que los profesores tengamos en cuenta las posibilidades de nuestros alumnos y recomendemos libros en consecuencia. En base a ello, hay libros con dibujos o sin ellos, con más o menos texto, con un nivel de metáforas y de conocimientos más elaborados…

3. Capacidad de identificación

Los libros permiten a los alumnos identificarse con los personajes y enseñarles algo sin necesidad de sentirse vulnerables.

4.  Capacidad de transmisión

Los libros nos transmiten información de otros tiempos, otros modos de vida y otras culturas. Informan al alumno que hay algo más allá de lo que están viendo y viviendo.

5. Capacidad de vinculación

Los cuentos para educar hacen que los alumnos de nuestra clase «vivan» una historia común, lo que hace que entre ellos se cree y se potencie un vínculo afectivo.

6. Y por supuesto, Capacidad de educar en valores

La valentía, la inteligencia, el respeto, la paciencia o la generosidad son algunos de los valores que un cuento puede transmitir a un alumno

Colejobs.es - Tu portal de empleo especialista en educación

Cuentos para educar: 7 recomendaciones

1. Yo voy conmigo, de Raquel Díaz Reguera: Aceptarse tal y como somos. Amarse con los defectos y las virtudes que se tienen. Ese es el objetivo de este cuento para educar, hacer que el alumno entienda que las diferencias son un privilegio y no una debilidad.
cuentos para educar

2. El cazo de Lorenzo, de Isabelle Carrier: No todos los niños son iguales, algunos tienen ciertas dificultades que arrastran cada día, como el cazo de Lorenzo, y con las que tienen que luchar. Problemas, dificultades y cualidades especiales que ayudarán al niño a reflexionar sobre el esfuerzo para conseguir los objetivos y sobre las diferencias entre compañeros.

cuentos para educar

3. El ladrón de palabras, de Nathalie Minne: En este libro el niño entenderá la importancia de la comunicación para relacionarse con el mundo. Los amigos, los padres, los profesores, y como expresarse con ellos sobre el amor, la amistad o las dificultades diarias.

cuentos para educar

4. De verdad que no podía, Gabriela Keselman y Noemí Villamuza: Un libro de preciosas ilustraciones que encanta a los niños. Entre sus páginas se relata la historia de un niño que va a dormir pero que no consigue descansar debido al miedo. ¿Qué hará la mamá? ¿Cómo afrontará el niño sus miedos?. Sobre el valor de la confianza, la seguridad y la valentía.

cuentos para educar

5. La princesa vestida con una bolsa de papel, de Robert Munsch y Michael Martchenko: Un cuento para educar genial, que da la vuelta a los estereotipos creados entorno a las historias de princesas, de castillos y dragones. ¿ Qué pasa cuando es la princesa a sacar de los apuros al príncipe?. Te adelantamos que, al final, no hay boda…
estudiar para educar

6. Nunca jamás  comeré  tomates, de Lauren Child: Para tratar con los alumnos el problema de la comida.  Cuando un niño tiene problemas para comer zanahorias, tomates o guisantes, la imaginación juega un papel fundamental.
estudiar para educar

7. Perdido y encontrado, de Oliver Jeffers: Un niño encuentra por la calle un pingüino perdido, y decide llevarlo de vuelta a casa. Pero ¿dónde vive un pingüino?. Sobre la amistad, la soledad o la nostalgia.

estudiar para educar

 

Sin duda, éstos son tan solo algunos ejemplos. Como siempre, nos encanta que nos comentes cómo funciona tu aula. En este caso, ¿ cuales son los cuentos para educar o libros que recomiendas leer a tus alumnos? ¿de qué modo los integras en el programa?. 

Si te ha gustado, compártelo:
Facebook
Facebook
LinkedIn
Twitter
Visit Us
RSS