¿Quieres que tus alumnos no sean sólo estudiantes brillantes sino también estudiantes felices? Si es así, sin duda puedes considerarte un magnífico profesor, pero, ¿sabrías cómo hacerlo? El British Council School te da las pautas que buscabas 😉

1. El centro escolar, seguro y amable

El respeto a todos tus alumnos es la base para que todo vaya bien. Todo el personal que trabaja en un colegio es un ejemplo para los estudiantes, desde los profesores al servicio de limpieza. Fíjate bien, profesor, ¿das los buenos días cuando entras en clase, o tienes tanta prisa por marchar a casa que ni si quiera te paras a pensar si alguno de los alumnos necesita algo?. Si tus alumnos sienten tu respeto y tu felicidad, serán felices (y aprenderán mejor tu temario).

2. Las emociones, de deberes para casa

Una clave para que los estudiantes puedan ser felices es aprender a gestionar las emociones. Esta tarea deben aprenderla desde que son pequeños. Afrontar las situaciones, controlar los impulsos y saber gestionar, en general, toda nuestra inteligencia emocional es base para que los alumnos desarrollen una vida sana y feliz.

estudiantes felices

3. Deporte, arte y música

A veces, quizás a menudo, la sociedad olvida de la importancia que estos tres campos tienen en el desarrollo del niño. Son fundamentales para que aprendan a trabajar en equipo, a liderar, a saber lo que quieren y a expresarlo. No debemos transmitir al niño que estas asignaturas son «de tercera», y que debe centrarse en otras consideradas «más importantes», ya que durante su vida tendrá que recurrir a ellas para desarrollar una personalidad fuerte y sana.

4. El juego y la lectura, a gusto de todos

El estudiante debe tener tiempo para jugar, y para ello deberá planificarse. Ojo, no vale cualquier juego. Leer, o cualquier actividad que desarrolle su capacidad de invención, de juego en equipo, de expresarse…Aprender jugando es la mejor forma de aprender.

Colejobs.es - Tu portal de empleo especialista en educación

5. En la vida no son todo quehaceres

Si queremos crear estudiantes felices en nuestras escuelas, hay que enseñarles (y facilitarles) un equilibrio. Trabajo y tiempo libre. Deberes y diversión. Ésto es tanto tarea de los padres como del colegio. Hay que enseñar al niño a no dormirse en los laureles, deben trabajar a gusto, y sabiendo que después del estudio viene la recompensa del ocio. No es necesario dedicar más tiempo del debido a las tareas del colegio. Hay que enseñarles a encontrar el justo equilibrio.

6. Solidarios con los demás

Nuestros estudiantes felices saben ser solidarios. Saben la satisfacción que supone ayudar a los otros, y lo necesario que es a veces que nos ayuden. La solidaridad genera cariño, amor…de ese del que nuestros alumnos necesitan tanto.

estudiantes felices

7. La tranquilidad como base

Es un aspecto importante que el alumno pueda sentirse tranquilo. Como profesores debemos colaborar para crear en ellos esa tranquilidad. Sentirse tranquilo hará que nuestro estudiante quiera venir al colegio y que lo haga motivado. Generar tensiones que no saben controlar sería totalmente erróneo.

8. Las familias y el colegio, un equipo

Lo sabemos, a veces un equipo tiene problemas de funcionamiento, pero depende de ello poder conseguir el objetivo. La comunicación entre familias y colegios determinará la conducta, el comportamiento y la actitud emocional del alumno. Su felicidad debe ser la prioridad para todas las partes del equipo, sólo por ello merece la pena que esa maquinaria funcione de la manera justa.

estudiantes felices

9. El miedo al fracaso

El fracaso no es nada más que una nueva oportunidad para comenzar desde cero. Los errores ayudan a que nuestros estudiantes maduren y crezcan. Como profesores debemos enseñarles que si una puerta se cierra, siempre hay una ventana abierta, que deben luchar y ser flexibles con ellos mismos. Que pueden apoyarse en los demás para sortear los golpes. Ésto les hará estudiantes felices.

Si te ha gustado, compártelo:
LinkedIn
Share
Twitter
Visit Us
Follow Me
RSS